CIENCIA                                                                                                        > Volver a portada
Huesos que renacen
Un grupo de científicos de la Universidad de Málaga patenta un nuevo sistema para la regeneración ósea a partir de células madre


JOSÉ LUIS LÓPEZ / MÁLAGA

t1.jpg (8083 bytes)
GRUPO.
Los profesores José Antonio Andrades y José Becerra./ SUR

LAS células madre parecen que serán el sustitutivo de la poción mágica de la que Asterix y Obelix bebían para regenerar sus fuerzas antes de enfrentarse a los romanos. Fuera de la ficción, hoy día se sigue buscando la pócima milagrosa, el ungüento sin precedentes que logre reconstruir «por arte de magia» la partes dañadas del cuerpo humano. Una de estas es el esqueleto. Científicos de la Universidad de Málaga investigan la regeneración de los huesos a partir de células madre mensenquimales que provienen de la médula ósea.

Un proyecto de investigación del Laboratorio de Bioingeniería y Regeneración Tisular (LABRE) de la Universidad de Málaga, en colaboración con el Hospital Costa del Sol de Marbella, dirigido por el profesor José Becerra Ratia, quiere demostrar que las células productoras de huesos son capaces de fusionar vértebras. Para la fijación de éstas, se utilizan unas barras con un injerto óseo que son fijadas mecánicamente con clavos para realizar un efecto de soldadura sobre las piezas.

No obstante, el material oseo que se usa para adherirlo a las vértebras proviene de la cresta ilíaca (hueso de la cadera), zona que no proporciona demasiado material para el injerto en muchos individuos. Así, otra opción es la extracción de injertos que provengan de los bancos de huesos. Pero, uno de los problemas que existen con este sistema es que el cuerpo suele rechazar este nuevo agente, por ello en la mayoría de los casos es incompatible y provoca fracaso del más del 65 por ciento de las intervenciones realizadas.

Complicaciones

Otro de los inconvenientes que tienen estas intervenciones es que a veces los injertos no llegan a fusionarse correctamente con las vértebras y las prótesis metálicas se deterioran con el paso del tiempo.

Por ello, «queremos sustituir este sistema de mezcla de injertos con un compuesto de células madres y biomateriales que no solo logren empastar la zona afectada, sino que también conviertan estos materiales en huesos», afirma Becerra Ratia.

Los biomateriales son compuestos naturales que provienen del ser humano. Para su obtención, los investigadores han usado un material denominado hidroxia patita. Se trata de un biomaterial que proviene del hueso humano. Una de las cualidades de la hidroxia patita es su porosidad, la cual posibilita el cultivo de las células madre y convierten esa sustancia en un hueso.

El hecho de que el compuesto se diferencie en material óseo proviene de la capacidad de osteoconducción que tiene el preparado de los investigadores malagueños. Esto quiere decir que este compuesto no es rechazado por el ser humano propiciando la regeneración ósea.

Los resultados obtenidos experimentalmente en un caso humano, al que se le aplicó este compuesto para regenerar una fractura ósea, ha llevado a que el grupo de investigación formado también por el profesor José Antonio Andrades patente este mecanismo.

Asimimo, la empresa Indas ha adquirido ya los derechos de explotación para que se siga profundizando en la investigación que hoy día se lleva a cabo con ovejas del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad de Córdoba.

 

subir

www.sur.es - surdigital@diariosur.es