|Presentación|                                                                                                                        >> volver al índice    

José Antonio Frías. Director de SUR

No es solamente un tópico el hecho evidente de que la prensa es la más concreta y pormenorizada historia del ámbito en el que se difunde. Las hemerotecas son el principal referente del historiador. Y en las zonas remotas del pasado en las que no es posible hurgar en los medios de comunicación, el material historiográfico no es sino un sucedáneo de lo que hoy son los periódicos.

Pero la historia no es sólo una crónica de los hechos: es una visión de la realidad que incluye, asimismo, la interpretación. El historiador toma los hechos, los conecta entre sí, busca las relaciones entre ellos, los vincula al contexto económico y social y obtiene, finalmente, la expresión vital del devenir de la sociedad que es, en última instancia, la protagonista de esa historia. En la Historia con mayúscula es, pues, necesaria la colaboración entre el cronista, que reseña la realidad y da fe de ella, y el historiador propiamente dicho que analiza los datos y da consistencia al conjunto. Por este motivo, "Málaga XX. Historia de un siglo" es también fruto de la cooperación entre periodistas e historiadores, todos ellos ilustres y expertos en sus respectivas disciplinas, y cuya colaboración ha facilitado un texto a la vez riguroso y ameno, muy próximo a la realidad social y con la profundidad analítica que requiere un estudio solvente de esta naturaleza.

Los periódicos interactúan con la sociedad y contribuyen a su vertebración. Existe una simbiosis entre la comunidad y sus medios de comunicación, entre Málaga y SUR en nuestro caso, que configura el apasionante relato de nuestro pasado, que es también el fermento del presente. Por ello pensamos que no es excesiva nuestra pretensión de que, con esta obra que ponemos a disposición de los malagueños, podamos todos conocernos mejor, respetarnos más y adquirir una mayor conciencia de comunidad, con más protagonismo propio.

Ninguna historia es neutra: siempre hay en ella un aliento positivo que induce a aprender de los viejos errores y rectificar el rumbo en el futuro. Estos son los deseos de SUR al entregar a los malagueños el relato del siglo que concluye.

p1.jpg (8328 bytes)
Braulio Medel. Presidente de Unicaja

La historia de las cajas de ahorro atraviesa el siglo XX. Primero Antequera, en 1904, y después Ronda, antes del final de ese decenio, figuran entre las localidades pioneras en la incorporación al fenómeno de las entidades de ahorro cuyo objetivo fundamental era poner fin al drama de la usura que tanto castigaba a las clases más desfavorecidas. Precisamente la experiencia familiar de Juan de la Rosa, viendo a su madre convertida en víctima de aquellas prácticas, determinaría la fuerte impronta social que éste habría de imprimir a la Caja de Ahorros de Ronda desde los años treinta. Este carácter impregnó, asimismo, a las restantes entidades integradas conjuntamente en Unicaja -Almería, Antequera, Cádiz y Málaga- con una implicación tan prolongada como intensa en actividades e iniciativas relacionadas con la educación, la cultura, la investigación y el deporte (en este último campo, no sólo con el conocido patrocinio indesmayable de los equipos locales, sino también con la contribución permanente a la formación de canteras juveniles), y todo ello sin renunciar nunca a su necesaria sensibilidad social.

La creación de Unicaja se ha convertido asimismo en un episodio central de la historia financiera del siglo, deviniendo en la primera entidad andaluza y una de las mayores de España en el período finisecular. Desde entonces, su participación ha sido cada vez más destacada en grandes proyectos infraestructurales así como en la vertebración del tejido económico de su ámbito territorial.

Unicaja no podía recibir sino con inequívoco interés esta obra que recoge los episodios más significativos del siglo junto al análisis globalizador de su evolución económica y político-social. Más allá del propio protagonismo en la obra, la razón esencial emana de la naturaleza misma de la entidad: el compromiso invariable con el conocimiento de nuestra realidad histórica para favorecer la comprensión del presente y estimular un futuro cada vez más prometedor para Málaga. En ese empeño, Unicaja nunca dejará de prestar un apoyo decidido.

© Copyright Diario SUR Digital, S. L.

VOLVER AL INDICE  SUBIR